7.11.07

Noticias

me he encontrado sumergiendome en Internet con un artículo de una vieja amiga y Hermana ya fallecida, Norma Mazur, primera Gran maestra de la Gran Logia femenina de Argentina que quiero compartir con todos vosotros dentro de un documento llamado Patrimonio cultural argentino.
Desde la página 75 a la 97 Norma hace un repaso por la historia en general y sobre las mujeres que llegaron a la masoneria y a hacer fructificar esa masoneria femenina que vio la luz en julio de 2002 en Buenos Aires, de la mano de las Hermanas chilenas de la Gran Logia femenina de Chile.

Todo un placer leer el desgranamiento de los momentos más importantes.
Así empieza


¿Y aquí?
Esta es otra historia.
Corría el año 1990. Un grupo de mujeres que pertenecían a un centro femenino
paramasónico que trabajaba colaborando con la Gran Logia de la Argentina, el Ateneo
.Diamante. entra en contacto con dos Hermanas masonas de Barcelona - España, miembros
de la Gran Logia Femenina de Francia. Una de ellas era la Venerable Maestra de la
Respetable Logia Luz Primera de Barcelona. Por gestión de esta Hermana el grupo
.Diamante. se comunica con la Obediencia Francesa. Sólo a mediados de 1992 la Logia
.Rosa de los Vientos. de la Gran Logia Femenina de Francia responde invitando a que las
argentinas que estuvieren interesadas en iniciarse viajasen a París para hacerlo. Ante la
imposibilidad de dicho viaje y el posterior pedido de disponer de una Obediencia más
cercana a Buenos Aires la Venerable Maestra francesa pone en su conocimiento la existencia
de la Gran Logia Femenina de Chile presidida por entonces por la Q.H. Ileana
Corbalán quien responderá a la solicitud de la Argentina.

Buscad... y encontrareis.